El objetivo final de esta técnica de Sanación es la de alinearnos con la Energía Divina y restaurarnos la salud en todos los niveles

MAESTRA KWAN YIN

MADRE KWAN YIN. Diosa de la Misericordia compasión y perdón .

AGREGAME COMO AMIGO/A Y SIGUEME. GRACIAS

Mostrando entradas con la etiqueta CHAKRAS. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta CHAKRAS. Mostrar todas las entradas

sábado, 26 de abril de 2014

LOS CHAKRAS Y EL SISTEMA ENDOCRINO

Aunque anatómica-mente no pueden detectarse, los siete chakras mayores están meta-físicamente relacionados con una serie de diferentes sistemas del cuerpo físico.

En este capítulo explicaremos de qué manera los chakras tienden un puente entre el ser visible y físico -en forma de médula espinal, el sistema nervioso autónomo y el sistema endocrino- y nuestro cuerpo "sutil", esa envoltura de energía vibratoria a la que damos el nombre de "aura". Aunque la medicina ortodoxa describe nuestro sistema físico en términos químicos, ahora entendemos que, para que tenga lugar cualquier acción química, debe producirse un cambiio en la nergía electromagnética del cuerpo. Esta energía emana de la "mente" y explica la importancia de la relación mente-cuerpo para nuestra salud física, emocional y mental.
El antiguo paradigma científico que relacionaba la salud con términos puramente "visibles" está siendo sustituido por una apreciación de esas "verdades" que en otro tiempo sólo aceptaban los místicos: que los pensamientos y la mente preceden a la materia física y la afectan. Al fin y al cabo, ¿qué es el pensamiento sino una forma de energía?


EL SISTEMA ENDOCRINO
Este sistema es uno de los principales mecanismos de control físico del cuerpo. Está compuesto por un número de glándulas que son responsables de la producción de las numerosas sustancias químicas naturales a las que damos el nombre de hormonas. Esos mensajeros químicos, entre los que se incluyen la adrenalina, la insulina, los estrógenos y la progesterona, son excretados a la corriente sanguínea desde determinados órganos del cuerpo con el objetivo de estimular o inhibir ciertos procesos físicos. El sistema endocrino, junto con el sistema nervioso autónomo, ayuda a mantener los parámetros necesarios para una salud óptima, ajustando los niveles de la secreción hormonal para que satisfaga unas demandas específicas. De la misma manera que un desequilibrio en un chakra afecta a los demás, los sistemas nervioso y endocrino están funcional-mente interconectados, por lo que cualquier perturbación en una parte producirá disfunciones en las demás. Para obtener una mejor comprensión de cómo se vincula el sistema endocrino con los chakras, examinémoslos por parejas.

SUPRARRENALES - CHAKRA DE LA RAÍZ (1º)
Las suprerrenales son unas glándulas de forma triangular aque están encima de cada uno de los riñones. Secretan una variedad de hormonas entre las que se incluyen las que regulan el metabolismo corporal de las grasas, proteínas y carbohidratos, además de controlar el equilibrio de la sal en los líquidos corporales. Estas glándulas producen también la adrenalina, la hormona esencial de nuestra primitiva respuesta psicológica de "lucha o huye", por lo que podemos determinar la vinculación existente entre esta glándula y el chakra de la raíz con la cuestión de la supervivencia física.

OVARIOS/TESTÍCULOS - CHAKRA DEL SACRO (2º)
Las glándulas reproductoras masculina y femenina, o gónadas, producen las hormonas responsables del desarrollo de las características sexuales secundarias, como la profundidad de la voz y la cantidad de vello corporal. Los testículos y ovarios controlan el desarrollo sexual individual y su madurez, así como la producción de esperma en los hombres y de óvulos en las mujeres. Nuestra relación con nuestra propia sexualidad y las cuestiones de equilibrio emocional con ella relacionadas están asociadas con este chakra.
PÁNCREAS - CHAKRA DEL PLEXO SOLAR (3º)
El páncreas se encuentra detrás del estómago y secreta una variedad de sustancias esenciales para la digestión eficaz de los alimentos. Además, produce insulina, que ayuda a controlar el nivel de azúcar en la sangre.
Una de las disfunciones físicas de este chakra es la diabetes, una enfermedad causada por el exceso de azúcar en la corriente sanguínea. Hay otra vinculación entre el plexo solar y la adrenalina, que es la razón de que experimentemos un cosquilleo en el extómago cuando sentimos miedo Las partes corporales asociadas al plexo solar incluyen el sistema digestivo, por lo que otra disfunción de este chakra son las úlceras estomacales.
TIMO - CHAKRA DEL CORAZÓN (4º)
Situado justo debajo del corazón, el timo produce hormonas que estimulan el crecimiento general, sobre todo en las primeras fases de la vida. Causa también un efecto purificador del cuerpo al estimular la producción de los linfocitos, que forman parte del sistema defensivo de glóbulos blancos de la sangre, pues atacan a los organismos invasores y proporcionan inmunidad. Los científicos reconocen ahora que las enfermedades autoinmunológicas, en las que el sistema inmunológico ataca a sus propias proteínas confundiéndolas con una sustancia extraña, tienen una relación emocional y no se deben simplemente a causas físicas o ambientales.
TIROIDES/PARATIROIDES - CHAKRA DE LA GARGANTA (5º)
La glándula tiroides, situada a ambos lados de la laringe y la tráquea, en el cuello, fabrica la tiroxina, que controla la tasa metabólica corporal; es decir, la eficacia con la que el cuerpo convierte el alimento en energía. Detrás están las gládulas paratiroides, que controlan el nivel del calcio en la corriente sanguínea. Además del crecimiento físico, se cree que estas glándulas afectan también al desarrollo mental. El chakra de la garganta, vinculado con todas las formas de comunicación, se corresponde con la necesidad de equilibrio entre el enfoque racional del cerebro y la expresión emocional del corazón.
PITUITARIA - CHAKRA DEL TERCER OJO (6º)
La glándula pituitria está situada dentro de una estructura que se encuentra en la base del cráneo, cerca del entrecejo. Llamada en otro tiempo la "glándula maestra" del sistema endocrino, se ha descubierto después que está controlada por las sustancias hormonales liberadas por el hipotálamo, que es una parte del cerebro. Esta glándula vital influye en el crecimiento, el metabolismo y la química corporal general. También está asociada a la hormona que produce las contracciones durante el parto y libera la leche de los pechos en la lactancia. Resulta interesante observar esta conexión de la glándula pituitria y del chakra del tercer ojo con el nacimiento y la maternidad, en una época en la que uchas mujeres sienten que su intuición, particularmente con respecto a sus hijos, alcanza en esa fase su punto culminante.
PINEAL - CHAKRA DE LA CORONA (7º)
La conexión glandular del chakra de la corona es la glándula pineal, un corpúsculo del tamaño de un guisante que éstá en el interior del cerebro y que, en otro tiempo, se pensaba que no tenía ningún propósito útil. En el siglo XVII, el filósofo francés René Descartes pensaba que era la sede del alma, pero recientes investigaciones científicas han vinculado esta gládula con la producción de la melatonina, y creen que regula nuestro "reloj corporal" interno. La melatonina es también objeto de un gran interés científico por sus posibles propiedades contra el envejecimiento, y se cree que afecta a la pituitaria, la tiroides, las suprarrenales y las gónadas; aunque nadie sabe todavía cómo ni por qué. Lo mismo que el chakra de la corona dentro del sistema de chakras, la glándula pineal es el centro de control del funcionamiento eficaz de nuestro ser físico, emocional y mental.
EL SUSHUMNA Y EL ASCENSO DE KUNDALINI
De la misma manera que el sistema nervioso central de nuestro cuerpo físico se compone de la médula espinal que conduce al cerebro, su equivalente en el cuerpo de la energía, el sushumna, es la columna vertical dentro de la cual están localizados los siete chakras. Los paralelisos que se dan entre estas estructuras física y metafísica resultan sorprendentes. Mientras que la función de la médula espinal es transmitir los impulsos entre el cerebro y las otras partes del cuerpo, por los canales del sushumna circula la energía de la fuerza vital universal hacia y desde los chakras e la raíz y la corona.
Cada chakra está enraizado en el sushumna por un aspecto anterior y otro posterior. En su representación tradicional como flores de loto, los pétalos de cada chakra emergen del sushumna, en la parte frontal del cuerpo, mientras que los tallos se abren desde la parte posterior. Los tallos permanecen normalmente cerrados y tienen una polaridad negativa, mientras que los pétalos, consecutivamente, vibran, giran en la dirección de las agujas del reloj o en la dirección contraria, además de abrirse y cerrarse. Tienen una polaridad positiva.
Se denomina "ascenso de Kundalini" al viaje que recorre hacia arriba los chakras. Kundalini es la diosa serpiente, representada a menudo como enroscada, dando tres vueltas y media, alrededor del chakra de la raíz. Según la tradición hindú, cuando Kundalini despierta traspasa los chakras de uno en uno en su ascenso hasta el chakra de la corona.
Cuando ha llegado a su destino en un individuo, se dice de éste que ha logrado la iluminación. Hay muchos vínculos entre Kundalini y los arquetipos religiosos y culturales. En el Génesis, es una serpiente la que incita a Adán y Eva a probar el fruto del Árbol del Conocimiento, instigando así el conflicto interior entre las necesidades materiales y el deseo espiritual de lograr estados de conciencia superiores. En Egipto, los faraones llevaban símbolos de serpiente sobre el chakra del tercer ojo para representar su estado divino. La apreciación de nuestro ser superior, la búsqueda del dios interior, es el objetivo último de este viaje a través de los chakras.


FUENTE: Texto extraído del libro: "El libro completo de los chakras" de Liz Simpson)

miércoles, 16 de abril de 2014

El campo energético humano o aura humana




El campo energético humano conocido también como aura es una manifestación de la energía universal íntimamente vinculada con la vida humana. Ha sido descrito como un haz luminoso que rodea el cuerpo físico y penetra en él, y que emite su propia radiación característica.
Muchos investigadores y científicos como Gerber, Tiller y Barbara Ann Brennan (http://www.barbarabrennan.com) - científica y clarividente, autora de "Manos que curan"(1987) y "Hágase la Luz"(1993) - aunque con algunos matices y nombres distintos, han concordado en la existencia de varios de los siguientes cuerpos sutiles en la estructura multidimensional del ser humano

La estructura energética del hombre se divide en una serie de capas o cuerpos que interactúan entre sí, que cumplen funciones diferentes y vibran en frecuencias distintas.
Estos cuerpos o capas son siete y cada una de ellas está relacionada con un chakra de los denominados mayores.

Los siete planos en los cuales el hombre está formado son: etérico, emocional, mental, intuitivo, espiritual, monádico y cetérico.

La primera capa del campo y el primer chakra están relacionados con el funcionamiento del cuerpo y la sensación física (sentir dolor o placer físicos) La primera capa guarda relación con el funcionamiento automático y autónomo del cuerpo.
    La segunda capa y el segundo chakra se relacionan con el aspecto emotivo de los seres humanos. Son vehículos de nuestra propia vida y de nuestros sentimientos emocionales.

    La tercera capa y el tercer chakra están asociados con nuestra vida mental y el pensamiento lineal.
    La cuarta capa y el cuarto chakra se relacionan con el corazón; es el vehículo por el cual amamos, no solo a nuestra pareja, sino a la humanidad en general. El cuarto chakra es el que metaboliza el proceso de amar.

    El quinto nivel y el quinto chakra, están relacionado con la voluntad en conexión con la voluntad divina; se le asocia también con el poder de la palabra.

    El sexto nivel y el sexto chakra están asociado con el amor celestial que se extiende más allá del alcance del amor humano.

    El séptimo nivel y el séptimo chakra guardan relación con el pensamiento elevado, el conocimiento y la integración de nuestra formación espiritual y física.

El estado de nuestro cuerpo físico es la consecuencia de una gran cantidad de información y procesos que se van acumulando con el paso de los años, hasta almacenarse en nuestros centros energéticos, eso que solemos denominar «chakras».

Toda nuestra biografía, se concentra en nuestros centros energéticos. Una acumulación de pensamientos negativos puede llegar a atascar, e incluso bloquear, el buen funcionamiento de un chakra. La sensación de no haber sido amado, respetado o comprendido durante la infancia, el doloroso luto por un ser querido etc, son experiencias que pueden perturbar el buen funcionamiento de uno u otro chakra.


Los siete chacras principales, que están alineados en la columna vertebral, cada uno con su correspondiente cualidad, estructura, forma y color específicos. Se complementan entre ellos; no funcionan por separado unos de otros. Al igual que un vehículo sólo puede rodar perfectamente si las cuatro ruedas se encuentran en buen estado, el ser humano no puede resplandecer si no mantiene abiertos todos sus chacras.


Cuando los chakras están cerrados, la fuerza vital se bloquea, los antiguos esquemas resurgen y hay estancamiento La vida se percibe y se siente como una obligación.
Por el contrario, cuando permanecen abiertos, el espíritu puede manifestarse mejor en la materia, el tiempo y el espacio.
Los cuerpos sutiles son capas que envuelven el cuerpo físico y que juntas conforman nuestra aura.
Los chakras y los cuerpos sutiles funcionan como una pareja:
- Los chakras son yang, masculinos y activos.
- Los cuerpos sutiles son
yin, femeninos y pasivos.

Si los chakras se encuentran abiertos y resplandecientes, pueden proporcionar la energía que necesitan los diferentes cuerpos sutiles así como el cuerpo físico, a fin de recobrar o mantener un perfecto estado de salud.



Cuerpos sutiles